Tips para dejada de pañal (Control de esfinteres)

Algunos padres se anticipan para empezar el entrenamiento, porque desean ávidamente que su hijo (a) deje los pañales. Otros por el contrario, se preparan y esperan a que el niño (a) esté listo para iniciar. Estos últimos, muy probablemente, vivirán el proceso sin prisa, permitiendo que sea el pequeño (a), y no ellos quien de la pauta.Tenga presente que algunos niños consiguen dejar el pañal en pocos unos días, mientras que otros tardan meses en lograrlo; pero definitivamente el proceso será más exitoso, si usted se familiariza con los fundamentos del entrenamiento, se asegura que el niño (a) esté listo y lo prepara antes.

  • Tenga en cuenta las habilidades de desarrollo de su hijo (a)
  • Adquiera los elementos necesarios
  • Cree una rutina  
  • Permítale al niño (a) que la acompañe cuando usted va al baño  
  • Muéstrele a donde van sus evacuaciones    
  • Fomente su independencia
  • Pantalones de entrenamiento y Ropa interior
  • Ropa adecuada  
  • Retrocesos
  • Introduzca entrenamiento nocturno  
  • El Salto de alegría—Dejó los pañales!  

Tenga en cuenta las habilidades de desarrollo de su hijo (a)

La mayoría de los padres están deseosos de empezar el entrenamiento cuando el niño (a) tiene cerca de año y medio, pero algunos niños no están maduros , sino hasta meses más tarde. Es muy importante que verifique que su hijo (a) posee algunas conductas básicas para dar comienzo al proceso: por ejemplo, entiende los signos físicos que anteceden a la deposición y es capaz de comunicar su deseo antes o después de que ocurra, es capaz de imitar, el pañal permanece seco y limpio, identificar espacios de la casa, etc.

Presionar al niño a empezar el entrenamiento antes de estar listo, resulta nocivo y muy frustrante para todos.

Adquiera los elementos necesarios

  • Esto significa adquirir una bacinilla (mica) adecuada o un asiento especial que se ajuste al inodoro.

Características que debe buscar en la bacinilla (mica):

  • Que se ajuste al tamaño del niño (a), de manera que quede cómodo cuando se siente en ella.
  • Estabilidad ( algunas bacinillas se voltean con facilidad y provocan temor en a los niños)
  • Fácil de vaciar y de limpiar

Si decide emplear un asiento especial que se ajuste al inodoro, coloque un cajón, de manera que los pies del niño no queden colgando , sino que logre estabilizarse y empujarlos cuando esté defecando.

Algunos consejos prácticos
  • Sería muy útil y divertido escoger con el niño, un muñeco que lo acompañe a lo largo del proceso y al que también le enseñen a “dejar el pañal “
  • Vaya de compras con su hijo!!! coméntele que saldrán juntos a conseguir su ropa interior o la bacinilla. Permítale participar en la elección de las prendas.

Cree una rutina

Desarrollar un hábito alrededor   del aprendizaje para dejar el pañal resulta muy productivo.

  • Ubique la bacinilla en el baño. Recuerde que la noción de ubicación es algo que ya posee un pequeño (a) de esta edad y que de esta manera aprenderá a asociar el espacio con la evacuación
  • Familiarice al niño (a) con la bacinilla; motívelo a sentarse durante algunos momentos del día . Al principio, no es necesario que le quite la ropa, simplemente la idea es que se acostumbre a ella y que se sienta seguro.
  • Motívelo para que siente en la mica al muñeco escogido. A los niños les encanta representar la realidad jugando
  • Una vez se familiarice con la bacinilla, retírele el pañal y siéntelo después del desayuno, o justo antes de los momentos en que usted considere se le moverá el intestino. Pero tenga presente que en esta etapa, el objetivo no es que evacue, sino simplemente familiarizarlo (a) con una rutina.
  • Nunca lo presione a sentarse, ni lo obligue a permanecer allí. Algunas veces los niños se sienten temerosos ante la sensación de vacío que experimentan cuando se sientan las primeras veces en una bacinilla.
  • Sea paciente, y ponga todo su ingenio y para acostumbrarlo. Que su hijo disfrute sentándose en ella ,será un paso definitivo en este aprendizaje

Permítale que la acompañe cuando usted va al baño  

Cuando usted va al baño invítelo y explíquele lo que está haciendo. Coméntele que papá y mamá o sus hermanos mayores, cada vez que sienten deseos de evacuar van al baño, se bajan los pantalones, evacuan en el inodoro (se sientan) , se limpian y luego descargan la cisterna. Si su hijo (a) observa el proceso, comprenderá que es algo natural y seguramente deseará imitarlos.

Muéstrele a donde van sus evacuaciones

Deje al niño (a) mirar como se van por el inodoro su orina y/o excrementos. La próxima vez que le cambie el pañal, en su presencia vacíelo en el inodoro y permítale descargar la cisterna. A los niños les encanta mirar como desaparecen, además de que se sienten seguros de saber a dónde van sus “disposiciones”.

Fomente su independencia

Dejar el pañal es otro de los aprendizajes hacia la autonomía. Pero no es el único. Desde meses atrás su hijo (a) ha venido realizando ciertas actividades como comer solo o colaborar en ciertas tareas (eje: guardar sus juguetes) que definitivamente han influido en su capacidad para realizar en forma independiente las distintas actividades. Para que un niño (a) logre ser cada día más autónomo, no solamente requiere contar con las habilidades para llevarlas a cabo, sino que necesita que sus padres (o cuidadores) le permitan y lo motiven a hacerlo. Si una madre hace lo que su hijo puede hacer por sí mismo ¿Cómo esperar ahora que se comporte en forma independiente?, si dejar el pañal es un aprendizaje en el que intervienen, no solamente factores orgánicos , sino que entran en juego aspectos emocionales. Entonces si usted todavía no permite a su pequeño (a) realizar ciertas actividades en forma independiente, quizá sea el momento para cambiar esta actitud. De otra manera no se extrañe si la dejada del pañal resulta tediosa y conflictiva.

Pantalones de entrenamiento y Ropa interior

Algunos padres consideran que los pull ups – con tela extra, son útiles para evitar “accidentes”, mientras que otros creen que estos pantalones no son adecuados porque les impiden a los niños sentirse incómodos cuando se mojan, lo que podría demorar el aprendizaje.

Nuestra opinión cualquier que sea la opción que usted escoja es que los pull ups son buenos para ciertos momentos (viajes, visitas) pero es muy importante combinarlos con ropa interior.

Muchos padres han encontrado que los interiores con un dibujos o con impresiones de los personajes favoritos de los niños, resultan un incentivo maravilloso para que permanezcan secos.

Le recomendamos tener a mano suficientes calzones o calzoncillos para poder cambiar al pequeño (a) con frecuencia.

Ropa adecuada

Los overoles, cinturones, botones pequeños y camisetas interiores con abotonadura entre las piernas son prendas muy bonitas para los niños de esta edad. Sin embargo, no siempre resultan fáciles de manipular para ellos, necesitando que un adulto los desvista.

Lleve siempre con usted una muda completa de manera que pueda cambiarlo (a) cuando sufra un accidente.

Nuestro consejo:

Asegúrese que el niño (a) pueda quitarse y ponerse la ropa con facilidad. Los pantalones con resorte en la cintura son los más indicados.

Retrocesos

Con seguridad su niño (a) tendrá muchos accidentes, antes de que permanezca limpio y seco durante el día y la noche.

No se enfade, ni castigue al niño (a); su hijo (a) debe adquirir un aprendizaje en el que se conjugan distintos aspectos y que requiere tiempo y energía para ser logrado. Por ejemplo: sus músculos deben desarrollar la madurez suficiente para que su vejiga retenga suficiente líquido y para que el recto se cierre completamente de manera que la materia fecal no sea expulsada.

Entonces, cuando él / ella tenga un accidente, límpielo (a) serenamente y sugiérale que la próxima vez use la bacinilla.

 Introduzca el entrenamiento nocturno

Solamente cuando su hijo (a) se mantenga consistentemente limpio y seco todo el día, durante varios días (lo que puede tomar algunos meses), inicie el entrenamiento nocturno.

Para dominar el entrenamiento en la noche algunos niños tardan meses e incluso años. Así que no bote todavía los pañales, solamente si su hijo (a) se niega a usarlos. Le recomendamos colocar un plástico bajo el colchón para facilitar la limpieza.

Tenga en cuenta que a esta edad (y durante los años preescolares) el cuerpo de su niño (a) podría estar todavía inmaduro como para no tener accidentes nocturnos.

Nuestro Consejo :

  • Colóquele una pijama adecuada para las noches frías, el frío facilita la relajación del esfínter)
  • No le permita beber demasiado líquido antes de la hora de acostarse.
  • Asegúrele que si siente deseos puede llamarla en la noche para que lo acompañe al baño
  • Puede también dejar su bacinilla cerca de la cama en caso de que él / ella quiere usarla

El Salto de alegría: Dejo los pañales!!!!!  

Créalo o no, cuando su hijo (a) esté listo para aprender esta nueva habilidad él /ella la aprenderá.   Si usted espera hasta que esté maduro el proceso se dará naturalmente y más rápido de lo que imagina. No tendrá que pensar en pañales – por lo menos, no hasta el próximo bebé.

MUCHA SUERTE EN ESTE PROCESO ¡!!! Recuerde cualquier inquietud no dude en consultarnos.

Paola Grisales
Directora Jardín Cometas

No Comments

Enroll Your Words

To Top